FANDOM


La República Bolivariana de Venezuela es un Estado de América del Sur, en el extremo noreste del continente, a orillas del mar Caribe y del océano Atlántico. Limita al norte con el mar Caribe, al sur con Colombia y Brasil, al este con el océano Atlántico y Guyana y al oeste con Colombia. Por su extensión, ocupa el sexto lugar entre los Estados sudamericanos.

Demografía Editar

Economía Editar

Historia Editar

Los primitivos habitantes de Venezuela, pertenecientes a diversas tribus de raza caribe, vivían en un estadio de civilización muy poco evolucionado. La sociedad estaba establecida en régimen de comunidad. El sistema económico, muy rudimentario, se basaba en la recolección y, en menor grado, en un incipiente cultivo de la tierra; la organización política era el cacicazgo electivo.

Etapa colonial Editar

Cristóbal Colón abordó las costas de Venezuela en su tercer viaje (1498); después llegaron a ella Alonso de Ojeda, Américo Vespucio, Juan de la Cosa, Cristóbal Guerra, Vicente Yáñez Pinzón y otros. Durante los años 1530-75, varias expediciones, mandadas por capitanes como Antonio Sedeño, Diego de Ordaz, Jerónimo de Ortal y otros, recorrieron el Oriente y Guayana, se establecieron en la isla Trinidad y remontaron el Orinoco en busca de las riquezas de El Dorado. Su acción resultó infructuosa. Paralelamente se había producido la penetración europea por el Occidente venezolano. En 1529 llegó Ambrosio Alfinger, gobernador nombrado por la poderosa casa comercial alemana de los Welser, a quienes el emperador Carlos V había concedido el privilegio de explorar y colonizar la provincia de Venezuela, desde el cabo de la Vela hasta Maracapama. En 1546 concluyó el poderío efectivo de los Welser en Venezuela y empezó de un modo más sistemático el asentamiento hispánico, a partir del Tocuyo: Barquisimeto (1552), Valencia (1555), Trujillo y Mérida (1558). Caracas, fundada en 1567 por Diego de Losada, pronto se convirtió en el centro de gravedad de la colonización y de allí irradió hacia el este y el sur. En el territorio de la actual Venezuela se habían ido forjando «provincias» o gobernaciones (la de Nueva Andalucía en el Oriente, la de Venezuela en el Centro-Occidente, la de la Grita en los Andes, etc.), que dependían directamente de la Corona y tenían a su cabeza un gobernador. En 1728, para acabar con la piratería y el contrabando, se concedió el monopolio del comercio venezolano a la Compañía Guipuzcoana, pronto impopular a causa de los privilegios de que disfrutaba (revueltas de 1732, 1745, 1749 y 1751. En 1731 Caracas fue elevada a capitanía general, a la que en 1777 se agregaron las provincias de Cumaná, Maracaibo y Guayana y las islas de Trinidad y Margarita, constituyéndose la capitanía general de Venezuela. Al mismo tiempo se introdujeron reformas administrativas y se dio libertad a los puertos para comerciar con la metrópoli (1778).

Lucha por la independencia Editar

Como causas de la independencia venezolana, pueden señalarse: el ejemplo de los Estados Unidos, la difusión de las ideas liberales, el apoyo prestado por Inglaterra y los intereses económicos de los criollos, perjudicados por el monopolio comercial español y por su apartamiento de los cargos de gobierno. Sin embargo, las ideas independentistas, a pesar de los intentos de Manuel Gual y José María España (1797) y de Francisco de Miranda (1806), no tuvieron éxito y sólo pudieron triunfar tras la organización de la Junta Suprema. Pronto la Junta negó la obediencia a la Regencia española, y después de celebrar elecciones, el Congreso Nacional declaró la independencia de Venezuela (5 de julio de 1811), con una Constitución federal inspirada en la estadounidense, que abolía la esclavitud y los títulos de nobleza y declaraba la libertad de imprenta y comercio. Hasta 1823, los independentistas, mandados primeramente por Miranda y luego por Simón Bolívar, secundado por Santiago Mariño y José Antonio Páez, hubieron de luchar contra los partidarios de la unión con la metrópoli, como José Tomás Boves, y los ejércitos españoles de Domingo Monteverde y Pablo Morillo. Tras el Congreso de Angostura (febrero de 1819) y la unión de Nueva Granada y Venezuela en la nueva República de Gran Colombia, una serie de victorias de Bolívar, especialmente las de Boyacá (1819) y Carabobo (1821), le permitieron expulsar definitivamente a los españoles del país (1823). Acabada la lucha, la unión de la Gran Colombia se mostró cada vez más precaria; a partir de 1826, Páez estaba de hecho en rebeldía contra el Gobierno de Bogotá. En 1830 se consumó la separación; Bolívar había muerto poco antes. Páez fue nombrado jefe supremo civil y militar de Venezuela.

Siglo XIX Editar

Hasta 1850, el gobierno del país lo ejerció la llamada oligarquía conservadora, representada por Páez. En 1848, con el apoyo de los conservadores, fue elegido presidente José Tadeo Monagas, quien no tardó en derivar hacia el Partido Liberal, encabezado por Antonio Leocadio Guzmán. Los Monagas (José Tadeo y su hermano José Gregorio) se turnaron en el poder, que adoptó formas dictatoriales. De 1858 a 1870 el país sufrió una terrible guerra civil entre conservadores y liberales, que desembocó en la dictadura de Antonio Guzmán Blanco.. Éste estabilizó la deuda pública, alentó la construcción de ferrocarriles y carreteras y la enseñaza y restringió los privilegios eclesiásticos. La muerte de Guzmán Blanco marcó una época de Gobiernos liberales, a los que siguió la dictadura del general Joaquín Crespo (1892). El incremento de la deuda nacional coincidió con las disputas con Inglaterra a causa de los límites de la Guayana.

Siglo XX Editar

En nombre de la autonomía de algunas zonas, elevando a veinte el número de estados federales, se sublevó y alcanzó el poder el general Cipriano Castro (1899), quien gobernó despóticamente y elevó la deuda pública hasta el punto que Gran Bretaña, Alemania e Italia establecieron un bloqueo costero para obligar al país a pagar sus deudas. La cuestión fue resuelta por el Tribunal de La Haya. En 1908 Castro se trasladó a Europa y su vicepresidente, Juan Vicente Gómez, aprovechó la ocasión para hacerse con el poder. La dictadura de Gómez se prolongó hasta 1935; gobernó el país como propiedad privada e instauró un régimen de terror policíaco. Gracias al descubrimiento de las fabulosas reservas de petróleo, pudo liquidar la deuda nacional y construir carreteras y otras obras públicas, pero nada hizo para solucionar los problemas sociales y educativos ni para modernizarla agricultura. A su muerte ocupó el poder su ministro de Defensa, Eleazar López Contreras, quien liberalizó el régimen y estableció la libertad de prensa y asociación; emprendió programas de carreteras y obras públicas y dio una nueva Constitución al país (1936). Acabado su mandato en 1941, le sucedió el general Isaías Medina Angarita. A pesar del progreso aportado por el régimen de López Contreras, continuaba vigente el latifundismo, el fraude electoral y el despilfarro y mala administración de los fondos obtenidos del petróleo, dedicados a sostener una numerosa burocracia, a la construcción de obras de embellecimiento y a aumentar la fortuna de los grupos gobernantes. Contra ellos se levantó un movimiento militar del grupo de Acción Democrática que llevó al poder a Rómulo Betancourt y tras él a Rómulo Gallegos (1947), quienes declararon legal el Partido Comunista, implantaron el sufragio universal e intentaron una reforma agraria. Un nuevo levantamiento militar llevó al poder al coronel Carlos Chalbaud; asesinado éste en 1950, una parodia de elecciones elevó a la presidencia a Marcos Pérez Jiménez (1952). Éste dirigió los recursos obtenidos del petróleo a financiar un amplio programa de obras públicas y de modernización del ejército, declaró fuera de la ley al Partido Comunista y a la Acción Democrática, redujo los demás a la impotencia y amasó una gran fortuna, mientras su policía se imponía por el terror y la tortura. En enero de 1958 una revolución popular a la que se sumó la marina le obligó a huir del país y refugiarse en los Estados Unidos. Tras el gobierno provisional del almirante Wolfgang Larrazábal, fue elegido presidente Rómulo Betancourt, con quien colaboraban los socialdemócratas de Rafael Caldera. El nuevo Gobierno se preocupó por el mejoramiento de la educación y de la seguridad social, el progreso de la agricultura, la redistribución de los latifundios y el aprovechamiento hidroeléctrico. Pero hubo de hacer frente a guerrillas castristas (Fuerzas Armadas de Liberación Nacional, FALN) y a sublevaciones extremistas de derecha, en general promovidas por elementos del ejército apoyados por el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo. Las elecciones de diciembre de 1963 llevaron a la presidencia de la República a Raúl Leoni, candidato de Acción Democrática. Presionado por la intensificación de la lucha guerrillera, trasplantada a los núcleos urbanos a partir de 1965, Leoni, al mismo tiempo que endurecía la represión, buscó un contrapeso en la colaboración de sectores radicales e izquierdistas. Con ello consiguió un relativo aislamiento del FALN, cuyo dirigente, Douglas Bravo, fue expulsado en abril de 1967 del Partido Comunista, que condenaba al mismo tiempo la lucha armada y el terrorismo político. Las indecisiones de Leoni provocaron a finales de 1967 la escisión de un núcleo radical de Acción Democrática, agrupado posteriormente en torno a Luis Bertrán Prieto y su Movimiento Electoral Popular (MEP). En las elecciones de diciembre de 1968 triunfó Rafael Caldera, miembro del socialcristiano COPEI, que tomó posesión de la presidencia en marzo de 1969. Sus primeras medidas importantes fueron la concesión de una amnistía a los guerrilleros del FALN y el restablecimiento de la legalidad del Partido Comunista; sin embargo, las acciones guerrilleras volvieron a proliferar en 1972. Caldera, a pesar de no contar con la mayoría parlamentaria, intentó seguir un camino paralelo al de la Democracia Cristiana en Chile. La firma de numerosos convenios colectivos y una cierta aceleración en el reparto de tierras mejoraron el ambiente laboral de la ciudad y el campo, y una ley prohibió el establecimiento de centros bancarios cuyo capital no fuera totalmente nacional. En diciembre de 1973 fue elegido Carlos Andrés Pérez para la presidencia de la República, obteniendo su partido, Acción Democrática, la mayoría en ambas cámaras del Congreso. En 1974 se promulgó la Ley de Nacionalización de la industria del hierro y Venezuela se integró en el Grupo Andino. En 1975 se nacionalizó la industria petrolera con el consenso básico de todas las fuerzas políticas. En las elecciones presidenciales de diciembre de 1978 venció el democristiano Luis Herrera Campins (COPEI). La caída de los precios del crudo y la crisis interna de la OPEP obligaron al nuevo Gobierno a adoptar una política de austeridad que condicionó su derrota en las elecciones de 1983 frente a Jaime Lusinchi, candidato de Acción Democrática. El nuevo Gobierno heredó del anterior una deuda de 35.000 millones de dólares y un desempleo que alcanzaba el 16%. En lo exterior, Venezuela integró, junto con México, Colombia y Panamá, el Grupo de Contadora, constituido en 1983 para lograr la paz en Centroamérica, alterada por los conflictos civiles. En las elecciones de 1988 volvió a la presidencia Carlos Andrés Pérez, de Acción Democrática, y anunció un plan de choque para devolver el dinamismo a una economía dependiente casi en exclusiva de las rentas del petróleo. El drástico encarecimiento de los bienes de primera necesidad y de los servicios públicos desencadenó una oleada de protestas populares que fueron reprimidas por el ejército, un sector del cual se rebeló en dos ocasiones en 1992. Pérez trató de hacer frente a la crisis formando un gobierno de unidad nacional (11 de marzo) con el COPEI, pero pronto éste pasó de nuevo a la oposición. En mayo de 1993 el Tribunal Supremo procesó a Pérez por corrupción; el Congreso nombró al senador Ramón J. Velázquez presidente interino, y el 31 de agosto tomó la histórica decisión de destituir a Pérez sin esperar el fallo de la justicia, ratificando en la presidencia a Velázquez hasta la finalización del mandato presidencial. Las elecciones se anticiparon a diciembre de 1993, y en ellas venció Rafael Caldera al frente de Convergencia Nacional, una agrupación electoral escindida de COPEI. Para evitar la quiebra financiera del país, agitado por una fortísima ola de inflación y de especulación, Caldera se vio obligado en junio de 1994 a decretar el estado de emergencia. La situación económica no mejoró, y en agosto de 1997 se llevó a cabo una huelga general de 12 horas en protesta por el encarecimiento de la gasolina y los despidos masivos de trabajadores.

Siglo XXI Editar

En los trascendentales comicios celebrados a fines de 1998 resultó elegido presidente el ex teniente coronel Hugo Chávez, candidato de la coalición izquierdista Movimiento V República y líder del fallido pronunciamiento militar de 1992, con lo que se ponía fin al bipartidismo que había gobernado Venezuela durante 40 años. Chávez impulsó cambios fundamentales para «relegitimar» todos los poderes de Venezuela dentro de un revolucionario programa bolivariano. Una nueva Constitución, en la que se cambiaba el nombre del país por el de República Bolivariana de Venezuela, se ampliaban los poderes del presidente de la República, se extendía el mandato presidencial a seis años (con la posibilidad de reelección), se creaba una Asamblea Nacional que suprimía el Senado y se reconocían los derechos de los pueblos indígenas, fue aprobada en referéndum en diciembre de 1999, coincidiendo con la llegada de lluvias torrenciales al norte del país que causaron numerosos destrozos y miles de muertos y comprometieron la recuperación de la maltrecha economía, que en 1999 sufrió una caída del 8% del PIB. En las elecciones generales de julio de 2000 venció ampliamente el Movimiento V República (MVR) del presidente Chávez, cuyas políticas le generaron tanto el apoyo de las clases populares como el malestar de la oligarquía. La tensión política y social llegó a su clímax en abril de 2002, cuando un intento de golpe de Estado encabezado por el presidente de Fedecámaras, Pedro Carmona, apartó del poder a Hugo Chávez durante 48 horas. En 2003 el Gobierno definió el carácter socialista de la revolución bolivariana, enmarcada dentro del denominado «socialismo del siglo XXI». En 2004 Chávez obtuvo la victoria en el referéndum promovido por la oposición con el objeto de revocar su mandato. En 2006 el país pasó a integrarse como miembro de pleno derecho en MERCOSUR, y dos años después entró en circulación el bolívar fuerte, la nueva moneda equivalente a 1.000 de los antiguos bolívares. En 2009 se aprobó mediante referéndum la posibilidad de reelección indefinida del presidente de la República. En 2012 Chávez fue reelegido, pero delegó sus responsabilidades en el vicepresidente Nicolás Maduro debido a su delicado estado de salud. Tras el fallecimiento de Chávez (2013), Maduro asumió la jefatura del Estado. En las elecciones presidenciales de ese mismo año, Maduro venció y continuó en el cargo, con una política continuista. A partir de febrero de 2014 se produjeron violentas protestas contra el Gobierno en las grandes ciudades, seguidas de una serie de atentados de extrema derecha.

Literatura Editar

Arte Editar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.