FANDOM


Una universidad (del latín universitas, -tatis) es una institución de enseñanza superior que comprende diversas facultades, y que confiere los grados académicos correspondientes. Según las épocas y países, puede comprender colegios, institutos, departamentos, centros de investigación, escuelas profesionales, etc.

El término universidad (universitas) equivalía, en la Edad Media, a corporación. En Europa, desde el siglo XII, se aplicó a los consejos o villas y a las corporaciones de oficios de artesanos y mercaderes. En lo docente, era la corporación de los maestros y escolares (Studium generale o Universitas magistrorum et scholarium). El origen de las universidades debe buscarse en las escuelas monásticas y catedralicias. En algunas ciudades, como París, en el siglo XII nació entre maestros y escolares una conciencia de clase, en pugna a veces con el obispo, que pretendía conservar el derecho exclusivo a conceder la litentia docendi. Así surgió la Universidad de París. Un movimiento parecido se producía en Bolonia, donde desde el siglo XI florecían escuelas de Derecho, en Colonia y Montpellier, donde existían estudios de medicina; en Toulouse, donde la crisis albigense suscitó estudios de teología; en Oxford, Cambridge, etc. Poco después aparecieron las primeras universidades de fundación pontificia, real o señorial, como las de Nápoles (1224), Salamanca, creada por Alfonso IX de León y declarada Estudio General por Alejandro IV en 1255; la de Lérida, fundada por Jaime II en 1300; las de Praga (1348), Viena (1365) y Heidelberg (1385), y la de Alcalá de Henares, abierta a la enseñanza en 1509. En Hispanoamérica, la primera universidad fue la de Santo Domingo (1538); las de Ciudad de México y Lima fueron creadas en 1553. En Estados Unidos las más antiguas, surgidas de colegios universitarios fundados (siglos XVII y XVIII) por iniciativa privada, fueron las de Harvard, Yale y Princeton.

Desde sus orígenes las universidades se agruparon en cuatro facultades: artes liberales (letras), decreto (Derecho), medicina y teología, y tenían un jefe llamado rector. Los escolares se organizaban, en las más concurridas, por naciones, según su lengua. Aferrada a sus métodos medievales, la universidad entró en decadencia desde fines del siglo XV, mientras surgían nuevos centros de cultura e investigación de carácter académico que acogían los nuevos estudios surgidos con el Renacimiento (Colegio de Francia y las numerosas academias que aparecieron en todos los países en los siglos XVI, XVII y XVIII). Durante el período de la Ilustración, la universidad pareció perder su papel de directora del movimiento cultural, que recobró en el siglo XIX, principalmente a través de las universidades alemanas (nuevos métodos de estudio e investigación). A partir de entonces los estudiantes universitarios han estado vinculados a la vanguardia del pensamiento radical y revolucionario; las medidas restrictivas y represivas adoptadas por las autoridades administrativas y gubernamentales, tal y como sucedió en la Rusia zarista y en Alemania durante las décadas de 1920 y 1930, desembocaron a menudo en protestas y disturbios y en el cierre de numerosas facultades. A partir de la década de 1960 se produjo una crisis generalizada del mundo universitario, en el que chocaron el mantenimiento de las estructuras tradicionales con la entrada en las universidades de nuevas generaciones de jóvenes procedentes de nuevas realidades sociales y en un mundo en transformación. Este conflicto se saldó con numerosas revueltas estudiantiles en Tokio, Berkeley (California), Berlín, Turín, París, Ciudad de México, y también en menor grado en las universidades españolas de los últimos años de la dictadura franquista; asimismo, durante los años de las dictaduras militares sudamericanas de la década de 1970, miles de estudiantes argentinos, chilenos y uruguayos fueron detenidos por los regímenes militares. Estas protestas pusieron de manifiesto los problemas de masificación y finalidad de los estudios universitarios para adaptarse a las necesidades del mundo contemporáneo en los que se debate la actual vida universitaria.

En el siglo XX muchos países nacionalizaron sus universidades (España, Francia, Italia, países de Europa del Este, etc.), lo que les ha permitido el monopolio de la enseñanza superior, pero en otros países (por ejemplo, Reino Unido y Estados Unidos) sigue siendo libre. En España, y desde mediados del siglo XIX, el movimiento krausista y la Institución Libre de Enseñanza pugnaron por una reforma de la enseñanza que dio sus frutos en el primer tercio del siglo XX, cuando se concedió la autonomía a las Facultades de Filosofía y Letras (1931) de Madrid y Barcelona, así como a la Universidad de Barcelona (1933). Suprimida la autonomía tras la guerra civil, en 1943 se promulgó una ley de ordenación universitaria de carácter centralista. La Ley General de Educación del 4 de agosto de 1970 preveía cierta autonomía para las universidades españolas. El 15 de diciembre de 1983 las Cortes aprobaron la Ley de Reforma Universitaria, que abrió una nueva era en el desarrollo de estas instituciones.